Movimiento de Paises no Alineados

NOTICIAS
MNOAL reafirma su compromiso de lucha contra el terrorismo
MNOAL exhorta a EEUU acabar con la dominación colonial impuesta sobre Puerto Rico
MNOAL: El derecho internacional es el escudo de defensa de los países del sur ante agresiones imperiales
Mnoal llamó a las partes en Conflictos Armados a cumplir con el Derecho Internacional Humanitario

Principios

A continuación se detallan los principios fundacionales del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL), mejor conocidos como los Principios de Bandung, como se adoptaron durante la Conferencia Afroasiática de 1955, los cuales constituyen la base de la política de no alineación en las relaciones internacionales.

  1. Respeto por los derechos fundamentales del hombre y para los fines y principios de la Carta de las Naciones Unidas.
  1. Respeto de la soberanía y la integridad territorial de todas las naciones.
  1. Reconocimiento de la igualdad de todas las razas y de todas las naciones, grandes y pequeñas.
  1. Abstención de intervenciones o interferencia en los asuntos internos de otros países.
  1. Respeto al derecho de toda nación a defenderse por sí sola o en colaboración con otros Estados, en conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.
  2. Abstención de participar en acuerdos de defensa colectiva con vista a favorecer los intereses particulares de una de las grandes potencias.
  1. Abstención de actos o de amenaza de agresión y del uso de la fuerza en los cotejos de la integridad territorial o de independencia política de cualquier país. Abstención por parte de cualquier país de ejercitar presión sobre otros países.
  1. Composición de todas las vertientes internacionales con medios pacíficos, como tratados, conciliaciones, arbitraje o composición judicial, así como también con otros medios pacíficos, según la libre selección de las partes en conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.
  1. Promoción del interés y de la cooperación recíproca.
  1. Respeto por la justicia y las obligaciones internacionales.

Asimismo, durante la XIV Cumbre del Movimiento, celebrada en la Habana, Cuba, en el 2006, los jefes de Estado y de Gobierno adoptaron la “Declaración sobre los propósitos y principios y el papel del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) en la coyuntura internacional actual”, que incluye:

  1. El respeto a los principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas y del derecho internacional.
  1. El respeto a la soberanía, la igualdad soberana y la integridad territorial de todos los Estados.
  1. El reconocimiento de la igualdad de todas las razas, religiones, culturas, y de todas las naciones, grandes y pequeñas.
  1. La promoción de un diálogo entre pueblos, civilizaciones, culturas y religiones basado en el respeto a las religiones, sus símbolos y valores, el fomento y la consolidación de la tolerancia y la libertad de creencias.
  1. El respeto y promoción de todos los derechos humanos y libertades fundamentales para todos, incluida la realización efectiva del derecho de los pueblos a la paz y al desarrollo.
  1. El respeto a la igualdad de derechos de los Estados, incluido el derecho inalienable de cada Estado a determinar libremente su sistema político, social, económico y cultural, sin ninguna injerencia por parte de otro Estado.
  1. La reafirmación de la validez y pertinencia de las posiciones de principio del Movimiento en relación con el derecho a la libre determinación de los pueblos sometidos a ocupación extranjera y a dominación colonial o foránea.
  1. La no injerencia en los asuntos internos de los Estados. Ningún Estado o grupo de Estados tiene derecho a intervenir directa o indirectamente, y sea cual fuere el motivo, en los asuntos internos o externos de otro Estado.
  1. El rechazo al cambio inconstitucional de gobiernos.
  1. El rechazo a los intentos de cambio de régimen.
  1. La condena del uso de mercenarios en todas las situaciones, en especial en situaciones de conflicto.
  1. La abstención de todo país a ejercer presiones o coerción sobre otros países, en particular, recurrir a la agresión u otros actos que impliquen el uso de la fuerza directa o indirecta, y la aplicación y/o fomento de cualquier medida unilateral de carácter coercitivo contraria al derecho internacional o en cualquier otra forma incompatible con este, con el propósito de coaccionar a otro Estado a fin de lograr que subordine el ejercicio de sus derechos soberanos y obtener de él ventajas de cualquier orden.
  1. El rechazo total de la agresión como una violación peligrosa y grave del derecho internacional, la cual entraña responsabilidad internacional para el agresor.
  1. El respeto del derecho inmanente de legítima defensa, individual o colectiva, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.
  1. La condena del genocidio, los crímenes de guerra, los crímenes de lesa humanidad y las violaciones sistemáticas y manifiestas de los derechos humanos, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas y el derecho internacional.
  1. El rechazo y la oposición al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, dondequiera que se cometa, quienquiera que lo perpetre y por las razones que fuere, por constituir una de las más graves amenazas a la paz y la seguridad internacionales. El terrorismo no se debe equiparar con la lucha legítima de los pueblos bajo dominación colonial o foránea y ocupación extranjera por su libre determinación y liberación nacional.
  1. La promoción del arreglo pacífico de controversias y la abstención, en cualquier circunstancia, de participar en coaliciones, pactos o cualquier otro tipo de iniciativa coercitiva unilateral en contravención de los principios del derecho internacional y la Carta de las Naciones Unidas.
  1. La defensa y consolidación de la democracia, reafirmando que la democracia es un valor universal basado en la voluntad libremente expresada de los pueblos de determinar su propio sistema político, económico, social y cultural y su participación plena en todos los aspectos de la vida.
  1. La promoción y defensa del multilateralismo y las organizaciones multilaterales como los marcos idóneos para resolver, mediante el diálogo y la cooperación, los problemas que aquejan a la humanidad.
  1. El apoyo a los países que sufren conflictos internos en sus esfuerzos para lograr la paz, la justicia, la igualdad y el desarrollo.
  1. El deber de todos los Estados de cumplir plenamente y de buena fe los tratados internacionales en los que son partes, así como de honrar los compromisos contraídos en el marco de las organizaciones internacionales y de vivir en paz con los demás Estados.
  1. La solución pacífica de todos los conflictos internacionales de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.
  1. La defensa y promoción de los intereses compartidos, de la justicia y la cooperación, con independencia de las diferencias de los sistemas políticos, económicos y sociales de los Estados, sobre la base del respeto mutuo y la igualdad de derechos.
  1. La solidaridad como fundamento de las relaciones entre las naciones en cualquier circunstancia.

El respeto a la diversidad política, económica, social y cultural de los países y pueblos.

es_ESSpanish
en_GBEnglish es_ESSpanish